Fotografía, Personal, Uncategorized

Momentos del 2012

Río Tapantí

Como vengo haciendo desde hace un par de años, hago un recuentos de momentos importantes a través de imágenes que resultan representativas del año que termina. Doce fotografías, doce momentos que reflejan el año, y una treceava a manera de mensaje inicio de año, esta vez la fotografía que encabeza el texto, una forma de recordar que muy fuerte que sea la corriente siempre nos esperan cosas hermosas río arriba. Las doce fotografías, los doce momentos a continuación:
Paco, nuestro pez beta.

Paco, nuestro pez beta.

A muchos les parecerá una tontería, pero el rescate de Paco de un adorno de mesa en una boda ha resultado muy importante para nosotros.  Por simple que pueda ser una forma de vida, es capaz de interacciones que uno no espera.  Paco tiene una seria de comportamientos que me confirman la idea budista que estamos profundamente vinculados con todos los seres sintientes, de una forma biológica más profunda que cualquier pseudo misticismo New Age. Supongo que es lo mismo que sienten quienes tienen otro tipo de mascotas, no perder el vinculo con los otros inquilinos del planeta.
Modrian

Dejar el cable.

Llevaba poco de empezado el 2012 y tuve que finalmente dejar la zona de confort, dedicarme por entero a mis proyectos, aunque eso implique ser como la paloma de la imagen, echar a volar mientras otras le dan la espalda. ¡Pero volar al fin!
Compromiso

Compromiso

Evidentemente una de esas decisiones que realmente cambian la vida, luego de haber vivido tantas aventuras en muy poco tiempo, tomamos la decisión de casarnos, asunto que en el fondo no es más que un formalismo, pero para Amaya y para mí implicaba un enorme peso simbólico, comprometernos frente a las personas que realmente nos importan.
Mi suegro preparando las cosas de la boda.

Mi suegro preparando las cosas de la boda.

La boda trajo como consecuencia la visita de mis suegros, ¿o fue más bien lo contrario? ¿Nos casamos por que venían los suegros? No importa, al final el resulta fue que luego de dos semanas intensas de convivencia recorriendo el país de una lado a otro, algo paso entre mis suegros y yo.  Nos conocimos de verdad, con tanta suerte que además nos agradamos, y por tópico que suene ahora tengo también familia en España, personas que me preocupan y que estimo.  Mis suegros preparando cosas para la boda es una imagen que guardo con profundo cariño en mi memoria.
Marvin Camacho

El Maestro Marvin Camacho.

Nos conocíamos desde hace varios años, pero no fue hasta el 2012 que verdaderamente conocí a Marvin Camacho, un encuentro que me permitió conocer a una persona de la mayor calidad humana y participar de algunos de los proyectos más hermosos que he realizado a este momento de mi vida.  ¡Gracias Maestro por su confianza!
Ciudad Panamá

Indigena Kuna en Ciudad Panamá.

Un viaje corto, pero nuestro primer viaje de casados! Un viaje que además me permitió volver a ver a dos personas con las que he compartido momentos intensos, por un lado a Fernando Soto, amigo con el que tuve la suerte de realizar un corto hace varios años, y mi querida Sonia Manrique, compañera de risas y desventuras durante el MGEC en Pamplona. Un viaje que además me sirvió para recordar que por mucho que en tiquicia se siga pensando que no hay nada más allá del valle central, fuera de este, el mundo continua y se están gestando cosas fuera de la estrechez de Pitufolandia.
Castillo del Marqués de Villena.

Castillo del Marqués de Villena.

Volver a España, más pronto de lo pensado, darme cuenta que ya forma una parte importante de mi historia personal, que a veces me duele España como me duele Costa Rica, que ya hay vínculos que no se borran.
Guyi

Guyi

¿Que más importante que conocer a la sobrina? Una bebé preciosa, saludable, social, que además deja que el tío que solo ha visto por Skype le dé el chupón a primera hora de la mañana.  Pequeños milagros con pañales que tiene la vida.
Mi esposa y mi abuela

Mi esposa y mi abuela

De poco valdría que yo sintiera la familia de Amaya como mía y que esto no fuera reciproco.  Por suerte no es el caso, y con una rapidez asombrosa, ella se ha sabido integrar, tanto con mi familia como con mis amigos, pero esta claro que el vinculo con mis abuelas es de un carácter especial, y es una bendición de la vida poder tener dos abuelas tan admirables que además quieren a mi esposa.  Al fin las cosas importantes de la vida son así de sencillas.
 Amanecer en Turrialba

Amanecer en Turrialba

La relación con Marvin Camacho me llevo a la realización de Los 7 Haikus, una puesta en imágenes de la obra del mismo nombre, un video donde pude darme gusto a nivel estético y del que me siento profundamente satisfecho.  Esta fotografía es del amanecer que grabamos para el metraje, un amanecer entre nubes en las montañas de Turrialba.  Una experiencia deliciosa para los sentidos.
La Hija del Granjero

La Hija del Granjero

Cuando regrese de España, volví con ganas de hacer muchos proyectos, uno de ellos era usar técnicas de foto nocturna para trabajar con personas escenas más narrativas.  El resultado fue La Hija del Granjero, una serie de varias fotos de las que comparto el desenlace.  La fotografía esta realizada en total oscuridad en algún lugar de Horquetas de Sarapiquí, una exposición de 30 segundos, corriendo de un lado a otro para iluminar cada uno de los elementos de la foto, y con los modelos tratando de moverse lo mínimo.  Gracias Gustavo, Ariel, Janis y Adi!  Por soportar los zancudos, la oscuridad y la humedad, y por creer en estos proyectos locos que se me ocurren.
Vía Lactea

La Vía Láctea desde la tierra de mis abuelos

Este fue el año de asumir con más seriedad la fotografía nocturna, una forma para mi de ponerme en contacto con las cosas que considero trascendentes, el cosmos. Esta imagen resume mucho de lo que fue el año para mí. Ver la inmensidad del Cosmos desde la tierra que me vio nacer, un rincón entre el norte y el sur del continente donde se come la flor de una planta llamada itabo.