Cine y Video, equipos, Fotografía, Uncategorized

D7000, D600, Cámaras Multimedia

Hace tiempo que quiero escribir sobre la D7000 de Nikon, y ahora con la reciente salida de la D600 creo que viene como anillo al dedo. Todo comienza cuando en julio buscaba en Miami como hacerme con una Nikon D800 a toda costa, flamante estreno de los nipones este año y que se vende como “La Cámara Multimedia”. Pero, ¿qué entendemos por cámara multimedia? El término más que un slogan de marketing, responde a una realidad, la transformación que la profesión del fotógrafo comienza a experimentar producto de las innovaciones tecnológicas. En este texto me centrare a analizar las necesidades del “equipo multimedia” en base a mi experiencia con la D7000, pero espero seguir ampliando sobre este tema a medida pueda seguir probando equipos enfocados a este sector. Volviendo a la pregunta inicial, entiendo el termino “multimedia” aplicado a la práctica fotográfica, como la hibridación profesional que vivimos muchos fotógrafos. En mi caso personal tengo formación tanto de cine como de foto, así que parece natural que juegue con lenguajes de ambos mundos, ¿en que forma?  Creo que es acá donde precisamente estriba el adjetivo de “multimedia”. Somos fotógrafos que concebimos proyectos tanto de imagen estática como en movimiento, y zonas grises entre ambas, por ejemplo videos realizados estrictamente sobre pases de fotografías, conocidos como Foto Sonoros, videos de corta duración donde el manejo de la luz y el movimiento son fundamentales, video ralentizado, con objetivos macro, y por supuesto el hibrido por definición, el timelapse. Evidentemente no pretendo ser exhaustivo en cuanto a productos de foto “multimedia”, creo que lo mencionado ya nos permite elaborar un listado de necesidades para valorar lo idóneo de un equipo. Nos interesa:

  • Capacidad de hacer video con un mismo equipo, en como mínimo Full HD (1920 x1080) a 24 o 30 frames por segundo en duraciones superiores a los 5 minutos.
  • El control manual sobre la grabación de video.
  • Ruido contenido en las tomas con poca luz.
  • Capacidad de controlar el audio proveniente de la cámara.
  • Posibilidad de expandir el equipo, tanto en autonomía (Grip con baterías extra) como en funciones (compatibilidad con intervalometros para hacer timelapse).
  • Todos los extras posibles para hacer nuestra vida más fácil en nuestros saltos de la foto al video y viceversa.
Mi sorpresa a la hora de hacerme con la D7000 fue que la mayor parte de estas necesidades estaban cubiertas, con un precio bastante menor que la flamante D800 que Nikon no se dignaba a despachar a mitad de año. Vamos sobre ella.

La Nikon D7000

Capaz de grabar Full HD a 24 cuadros por segundo, en ese sentido se queda corta respecto a otros equipos que tiran 30 o más cuadros por segundo a Full HD, pero no nos confundamos, tirar por encima de 30 cuadros solo tiene sentido trabajas con cámara lenta, y a 30 si haces productos para tele, en mi caso mis productos son para pantallas de cine o Internet, donde lo que se usa es la apariencia propia de los 24 cuadros. Control manual absoluto, es una delicia poder modificar las velocidades de obturación durante la toma aunque es una pena no poder lo mismo con el diafragma. ¿Ruido?  Sin problemas, eso me ha dejado bastante impresionado hasta el punto que le sigo buscando algún truco por parte de Nikon, trabajando en mismas condiciones, tuve que hacerle una importante reducción de ruido al material proveniente de una Canon 5D Mark II y ninguno al de la D7000, la 5D armada con un objetivo gama alta en F 2,8 y la otra con un pobre 50mm F1,8 serie económica.   No se molesten fans de Canon, supongo que esto no debe pasar con equipos más recientes como la 7D o la Mark III. El audio, desearía más control, se puede dejar en auto o configurar la ganancia a través de la sensibilidad del micrófono, pero en ningún caso nos muestra los niveles del audio para saber si revienta o no.   Igualmente no considero esto necesariamente crucial, creo que todo aquel que pretenda hacer trabajos de videos con una DSLR debe haberse comprado en primer lugar una grabadora externa de calidad y el audio de la cámara es apenas una referencia (recomiendo hacerse con una Zoom H2). ¿Posibilidad de expansión?  Acá comencé a enamorarme, además de hacerme con buen grip con batería incluida por menos de $100, gracias a los chinos y a que esta cámara lleva tiempo en el mercado, esta maquina tiene un intervalometro incorporado, no más cables, no más chunches guindando del trípode.  Es verdad que la D800 hace video directamente de un timelapse que se le haya programado, pero la verdad no creo que una función de ese tipo me sea útil, en cuanto mis Timelapses llevan mucho posprocesado que llevo de la mano con Lightroom y LR Timelapse, evidentemente no estoy dispuesto a renunciar al control que tengo sobre el color la calidad general de los videos realizados de esta forma. En cuanto a la programación de intervalos es simplemente una delicia, perfectamente amigable y con posibilidades de programar su inicio en momentos determinados, tiempos entre tomas, número total de tomas, todo muy claro y conciso. Y siguiendo sobre esto mismo, hablemos de extras, el nivel o horizonte electrónico incorporado en la cámara se me hace ahora mismo indispensable, tanto para colocar la cámara en trípodes para hacer timelapses como para grabar video, y en ese sentido la D7000 permite ver el horizonte electrónico a través de la pantalla mientras grabamos, algo que se agradece al hacer cámara al hombro. Otras sorpresas que encontré en este equipo para el trabajo en video y quizá no lo parezcan a primera vista son la posibilidad de configurar 2 ajustes de usuario, algo propio de modelos de gama más alta, pero que nos viene de lujo para el video, yo en lo personal tengo configurado User 1 con todos los ajustes que uso para fotografía, sin asistente de autoenfoque, modos de imagen, etc.  User 2 son mis ajustes de video, modo de imagen neutral, asistente de autoenfoque, etc.  Una forma fácil y práctica de pasar de un lenguaje a otro sin que se quede algo por fuera. Además la D7000 tiene una función para optimizar el trabajo con focales sin CPU, esto son focales manuales enteramente mecánicas como las que usamos en cine y video con DSLR, esta función nos permite guardar los datos de F máximo y distancia focal de hasta nueve objetivos distintos, de manera que la cámara trabaja en función de esos parámetros y nos incluye esos datos en los metadata de las capturas. ¿Se me olvida algo? Pues talvez mencionar que el autoenfoque durante la toma me ha sorprendido hasta el punto de usarlo en el modo de detección de rostros y va como la seda.

Full frame vs APS-C en la grabación de video.

¿Entonces que concluyo de todo esto? Mi valoración personal es que no necesito una D800 en este momento, la salida de la D600 es otro cantar. La D600 viene a ser una D7000 full frame, visto así es una cámara de precio más contenido que la D800 y que me va dar todo lo que en la práctica he descubierto que realmente necesito. ¿Vale la pena pasarse a full frame? Mi experiencia con la Canon 5D es que las cámaras full frame son verdaderamente muy celosas de las ópticas (una cosa es leerlo en dpreview.com y otra es vivirlo corrigiendo tomas en posproducción). Creo que si vas hacer trabajo más de cine de ficción, con condiciones controladas y donde podas disponer de lo necesario para iluminar, el full frame es la elección. Pero si como yo, andas más metido en el campo, haciendo cosas extrañas, quizá sea mejor idea un sensor APS-C, sobre todo porque se gana en hiperfocales, esto es que los desenfoques son menos críticos. ¡Vaya paradoja! Usamos DSLR para aprovechar el desenfoque de las ópticas, pero en determinadas condiciones puede ser un factor que juegue en nuestra contra. ¿Me compraría una D600? Creo que lo haré, quiero volver a usar algunas ópticas viejas en su distancia focal original, pero será por puro capricho y no porque la D7000 se me quede corta en este momento.

Actualización

Me olvidé de hablar de las dos ranuras para tarjetas SD, un pequeño detalle que no pasa de la curiosidad si no nos detenemos en él, pero que a larga se revela súper útil. Por un lado la ventaja de pasar de un respaldo a otro sin tener que parar las tomas, por otro la posibilidad de designar una tarjeta exclusivamente para video y la otra para fotografía, haciendo nuestro flujo de trabajo más ordenado.