Fotografía, Noticias, Personal, Uncategorized

15M: Hoy hace un año.

Volvíamos de Portugal de la boda mi cuñada. El día 16 nos presentamos a la convocatoria para manifestar la indignación frente a la perdida de conquistas sociales y la impunidad de quienes nos han arrastrado a la crisis y no sufren ninguna de sus consecuencias. El panorama desalentador, apenas unas doscientas personas en la calle, Amaya, en aquel momento mi novia, descorazonada: “Tío, con lo que nos están haciendo aquí deberían haber miles de personas”. El fin de semana salimos a Portugal, regresamos y comenzamos a saber de las noticias, del desalojo en Sol, de la llegada de miles personas, de la aparición de “Los indignados”. Ha pasado un año de todo eso, un año y cada vez parece mas necesario manifestarse, aunque solo sea por eso, por no perder la dignidad. Los países más débiles de la Eurozona se balancea al borde del colapso, el estado sigue salvando bancos y empobreciendo a la población, un gobierno reaccionario en España ha convertido en delito la resistencia pacifica. Parece que en estás condiciones lo único a lo que no podemos renunciar es a nuestra voz. No soy español, ni creo nunca que vaya a sentirme como tal, a pesar de los vínculos que ahora me unen a la península. Sin embargo este el país de mi esposa, de sus padres y hermanas, personas que ahora considero mi familia, es el país donde además viven mis amigos, y del cual algún día serán ciudadanos mis hijos. Creo que para mi es justo decir, a un año del 15M, todavía me duele España. http://www.flickr.com/apps/slideshow/show.swf?v=109615