Fotografía, Uncategorized

Exterior NIEVE!!

En mi ultima entrada escribia sobre fotografíar desiertos y lo extraño que resultaba para mi un panorama arido. Como siempre he sido una persona de extremos pues ahora, y aprovechando la tematica navideña voy a comentar sobre la que ha sido mi primera experiencia seria en nieve. Digo primera experiencia seria pues el año pasado ya había intentando hacer mis primeros pinitos en esquí, pero hasta este año me planteo realmente en serio hacer deportes y fotografía en las montañas nevadas. Para empezar una excursión a la Sierra del Aralar, un buen lugar para empezar a acostumbrarme a la nieve antes de afrontar retos como los Pirineos. Lamentablemente la tempestad nos impidió hacer cumbre, pero por el lado positivo me permitió hacer imágenes como las que siguen. Lo primero ¿Como manipular la cámara con los guantes para nieve puestos?  Recordaba que hace años, cuando usaba cámaras de rollo este era un factor que tomaban en cuenta algunos fotógrafos a la hora de elegir equipos.  Hoy con las cámaras digitales se vuelve realmente difícil manipular con facilidades todos los controles con guantes para alta montaña, sin embargo he decir que los diales del F y la velocidad, el botón de disparo no me representaron problema alguno. Para acceder a los menús y esos botones pequeños de nuestro equipo me agencia unos guantes delgados y pegados que usaba por debajo de los guantes de excursión, un truco para congelarme las manos manipulando mi cámara. Ahora bien, lo cierto es que en medio de la tempestad tampoco era como para estar poniendo muy fino con los ajustes y en ese sentido es que debo hacer una confesión. Claro que el sistema de zonas viene muy bien, tener claro que la nieve ocupa detalle y pensar en subexponer y todo eso, pero cargando equipo, con la tormenta encima y con el riesgo de perder la huella en la nieve opte por hacerme la vida fácil. Dispare en automatico todo el tiempo, simplemente ajuste el F a 5.6 para asegurarme un profundidad de campo optima (los que ha recibido clases conmigo saben porque) y a rezarle a los a duendes del fotómetro de la Nikon que hicieran bien su trabajo. Para mi sorpresa fuera de algunos ajustes básicos de contraste, viñeteo y otras cosas, las fotos que muestren son tal cual salieron de la cámara.  Definitivamente los fabricantes han afinado muy bien los modernos sistemas de exposición junto a la capacidad de los sensores de capturar información, hace algunos años este entorno blanco sobre blanco me hubiera deparado pocos detalles rescatables. Pues nada, he roto el hielo con el invierno y la nieve, nunca mejor dicho, ahora hacer más salidas de montaña y aprender a moverme cada vez mejor en este medio nuevo para mí.