Fotografía, Personal, Uncategorized

Exterior desierto

Vengo de un país verde, un lugar de lluvias constantes que, como en los últimos días, a veces nos hacen pasar malos ratos. Por eso, para mi conocer un lugar desértico era equivalente a realizar un viaje a un planeta lejano, un mundo incomprensible para mi experiencia de 80% de humedad relativa. Las Bárdenas Reales no me decepcionaron, un universo árido a escasas dos horas desde Pamplona. Un paisaje caprichoso de estructuras erosionadas por el viento que baja desde los Pirineos, un viaje de descubrimientos, y por supuesto un viaje de problemas fotográficos que no había tenido antes, cielos nublados como fuente de luz y terrenos áridos que la absorben, todo un reto de medición de la luz y uso del sistema de zonas. Primera regla de oro, pasar de la medición de matriz de la cámara, mejor usar la medición spot y ver cuantos pasos hay entre una cosa y otra, buscar el gris medio y hacer la toma en base a esa medición. Revisar el histograma para cerciorarme que los tonos se están distribuyendo como tiene que ser y cambiar la medición en caso contrario. No voy a negar que utilice filtros de densidad neutra en Adobe Lightroom, pero incluso para que estos filtros funcionen la distribución de tonos debe ser adecuada.  Todavía no conozco un software que te salve una foto mal expuesta del todo. Y ya que lo menciono, me he pasado a la versión 3 deLightroom, pronto escribiré sobre mis impresiones.