Uncategorized

Las elecciones en Costa Rica

No acostumbro escribir sobre politica, desde que comencé este blog tenía muy claro que su enfoque sería personal, fotográfico y un intento por transmitir lo que de mis experiencias pueda ser útil para otros. Sin embargo las pasada elecciones en Costa Rica fueron diferentes para mí. No era posible votar para los ticos en el extranjero, de manera que me sentí como supongo deben sentirse los exiliados, viendo acontecimientos importantes pasar en mi lugar de origen, pero con la impotencia de verlos a la distancia. Para mí fue una especie de shock caminar sobre la nieve del Parque del Retiro en enero con mi amigo David, tambien costarricense, hablando sobre politica, escándalos de corrupción y el temor de ver la derecha ganando fuerza, y percartarme que todo eso estaba pasando lejos, que mi voluntad seria ajena a un proceso que afectaria a quienes quiero. Luego, cuando supe del gane rotundo de Laura Chinchilla no puede menos que anunciar mi decepción en redes sociales, a la cual muchos amigos se sumaron, y otros me contradijeron abanderados con la necesidad de la inclusión de Costa Rica en la economía mundial, la inversión extranjera, etc. En ese sentido creo conveniente pensar algunas cosas, para mí el problema no es la inversión extranjera, ni los tratados comerciales, ni la inclusión en la economía global. El problema que me hace temer por el futuro de mi país es la corrupción descarada de los ultimos cuatro años, donde se gobierna desde los ricos para los ricos. Cuando me fui de Costa Rica no vi los BMW y los Mercedes que anunciaba Don Oscar, y cuando vuelva me temo que en lugar de eso vere más violencia y una delincuencia proporcional a la brecha de clases. Probablemente como joven profesional a la larga me terminare beneficiando por las políticas del PLN, aunque tenga que vivir en un bunquer para evitar la delincuencia, sin embargo para el mi el tema es si sigo creyendo es un estado solidario, un estado que me ha permitido estudiar para volverme un profesional, donde la gente tenga por sentadas las necesidades básicas para el desarrollo. Para mi se trata simplemente de eso y tengo que decir que desde la distancia me ha conmovido ver como Costa Rica ha optado por apoyar un modelo de gobierno que toma forma de sucesión dinastica.