Personal, Uncategorized

El camino del exceso

Cuando ya creía que nada podía asombrarme aquí en Madrid, me toco entrar en contacto con un mundo que secretamente anhelaba por encontrar. Todo empezó de la forma mas inocente, Amaya, mi ángel guía en esta ciudad, me invito a una Expo de fotografía a la que ella había sido invitada a su vez por su hermano. La cosa no sonaba nada mal… Yo estaba en el Media Lab Prado colaborando en una versión del Juego de la Oca con realidad aumentada, estaba por así decirlo en mi caldo geek. Recibí un mensaje de Amaya con la dirección del lugar, cuando salí caminando al lugar me llego otro mensaje con la advertencia: “Es muy underground” Llegue al lugar, una calle vacía sin ningún local visible abierto, hice una llamada perdida para que Amaya supiera que ya estaba en el lugar. Cuatro minutos después finalmente se abría una puerta, una Amaya disfrazada de Marla Singer pero en versión sexy, me metía por una puerta oscura, un pasillo entre casas hasta una especie de sótano  oscuro, donde unas quince personas seguían una proyección de diapositivas que realizaba un tipo corpulento con una larga barba que le cubría el pecho, estaba por conocer a Antonio Graell. Antonio Graell Yo ya estaba al tanto de la obra de Graell, fotografía fetichista de cuidada factura, pero no tenia idea de como podría ser el creador de esas imágenes. Contextualicemos, se trataba de un evento con temática de la creación artística antes de la digitalización, por eso Graell mostraba diapos de sus obras realizadas todavía con fotografía química. Por mi parte, yo artista digital venia de estar trabajando un Juego de la Oca en realidad aumentada. En el contraste esta el sabor!!! La obra de Graell es exquisita, con escenas bien pueden ser inquietantes y sin embargo son atrayentes, Graell domina los mecanismos del deseo en sus imágenes. Tuve una interesante conversación con el, donde comentamos sobre revelados, negativos que ya no se fabrican, en general técnicas químicas que ya forman parte del historia de la fotografía. Una persona muy agradable, no se me olvidara la afirmación de Amaya: “Las personas que trabajan con este tipo de temas se equilibran siendo buenas personas, la gente peligrosa de verdad normalmente trabaja como funcionario” Dimos paso a la presentación de un video arte porno de José María Ponce. No voy a extenderme sobre Ponce, pueden googlearlo, baste decir que me encontraba con el padre del porno en España, una persona súper agradable y con un trabajo realmente interesante. Como se imaginaran a este momento la noche ya se mostraba curiosa, entonces dejamos el lugar, para ir al 666. 666 Un bar gótico, yo pedía a gritos ponerme en contacto con la escena y eso fue lo que ocurrió. En el fondo los góticos son los mismo de un país a otro, mismos personajes, casi encontré un equivalente para cada uno de mis amigos en Costa Rica, la diferencia es el grado y la magnitud, y eso no es poca cosa. Acompañe la noche de ron Flor de Caña, mientras un chic@ (todavía desconozco su genero real) conversaba largo y tendido con Amaya. Arthegarn (este es el seudónimo de el hermano de Amaya) me mostraba y presentaba gente, entonces salio el tema de mi interés por exponer aquí en Madrid. Resultado, una carrera loca por visitar garitos madrileños donde yo pudiera exponer mis fotos. Amaya no soportaba ya seguir caminando con tacones, a lo cual saco de su cartera unas calcetas multicolor y se permitió caminar por media ciudad en medias.

Si a esto le sumamos a Arthegarn envuelto en su capa castellana ya pueden imaginarse el cuadro. Entramos al 3/4 , allí me toco conocer a Vincent, quien con muy mucho interés quiera saber que clase de foto fetiche realizo. Tema delicado, mas frente al hermano de mi ángel guía, prefiero que mis fotos muestren cuales son mis fetiches y obsesiones antes que hablar yo de ellos. Dejamos el 3/4 para movernos al Dark Hole, de todos los lugares que visitamos el que mas me gusto, bien iluminado con una movida mas electro y dance que los otros lugares. Me sentí tan a gusto que me permití una larga discusión con Arthegarn sobre la moral cristiana y la existencia de dios, en lugar de bajar a la pista a bailar. Creo que el alcohol a veces obnubila nuestras prioridades. Al día siguiente amanecí destrozado, no fue hasta que fui a patinar al Retiro que finalmente sude el alcohol que todavía recorría mi sangre. Algo saque claro de todo esto, no debo salir con Arthegarn mas de una vez al mes, puede ser nocivo para la salud. La próxima salida es el 11 de este mes…