Cine y Video, Uncategorized

Primer Rodaje en el NIC

Finalmente tuvimos nuestra primera practica de Rodaje en  el Instituto del Cine. Muchas cosas quedan en el capitulo de los reproches, equipos que nunca lograron integrarse, directores borde, fotógrafos “artistas”, todos los vicios del mundo del cine en el microcosmos del instituto. Todos los vicios… pero también las virtudes. En mi caso especifico no puedo quejarme, mi practica me toco con un equipo con el que logre integrarme desde el principio.  Dos directores con sentido de equipo, jefes de arte y foto con buena actitud, tuve un asistente de producción súper comprometido. El resultado para mi es un éxito dentro de lo que cabe esperar de una practica de escuela. Pero como claro, esta es una bitácora de foto, así que esta entrada se trata de comentar la foto superior, que fue protagonista del cortometraje de uno de mis compañeros. La historia va de una banda, con un cantante que cada vez se vuelve más pose luego de su aparición en una revista. Pues bueno, urgía tener una portada de revista creíble para usar en el corto. Quince minutos nos tomo la sesión, la locación la pared exterior del Instituto, y el resultado poco tiene que ver con el tipo de cámara, como sugirió erróneamente un compañero. Tenemos dos fuentes de luz, una luz de atardecer bastante plomizo en este otoño madrileño que me funciona como relleno. La otra, un flash inalámbrico como  luz principal, con un filtro CTO para teñir la luz de naranja como un tungsteno, o un atardecer calido… La sombra de la nariz me delata, sin embargo es esta luz que me permite definir tan bien la pared de ladrillos así como la chaqueta.  La luz me define las formas, me separa al actor del fondo y me da una sombra al lado izquierdo que ayuda mucho en composición. Todo en quince minutos, y gracias, todo hay que decirlo a un actor que entendió muy bien la actitud que necesitábamos para la foto.