Personal, Premios y Exhibiciones, Uncategorized

Empezó el invierno

InviernoHace algún tiempo habría despotricado contra la vida. Me habría quejado de lo miserable y diminuto que se ve uno bajo la lluvia. Habría arrojado todas las cartas al viento y quemado todas las naves. Hoy, por el contrario, a pesar de parecer una bolsa de té humana, encuentro una bendición en la lluvia. Agradezco el frío que me hiela los huesos, las gotas que me golpean la cara, el olor acre de la tierra mojada. Porque hoy, mi cama me parece mas caliente, la soledad mas dulce y es la lluvia el embrujo que lo tiñe todo del color de los milagros.